Bilingualism Today Series: Desarrollo del Lenguaje Académico en Nuestras Aulas Bilingües

We are excited to announce that Dr. Higinia Torres-Rimbau, Director of Bilingual/Dual Language at the University of St. Thomas, will be guest-blogging under the “Bilingualism Today” series to further expose the subjects of Dual Language, Bilingualism and multi-culturalism in our current society.  

About Dr. Rimbau:

Dr. Higinia Torres-Rimbau is the director of bilingual and dual-language programs at the University of St. Thomas in Houston, Texas.  Her areas of research include language and academic achievement in K-12 dual immersion programs, development of academic language in dual and bilingual programs, and language proficiency of heritage language speakers. She can speak on dual-language programs, second-language education, English-as-a-second language and bilingual instruction.

____________________________________________________

Sabemos que las aulas o salones que logran alcanzar sus metas académicas muestran las siguientes características: éstas valoran el lenguaje y las culturas maternas de los alumnos,  mantienen altas expectativas,  involucran a los padres, retienen personal docente y administrativo comprometido con las metas de los programas que ofrecen y mantienen un programa activo y continuo de desarrollo profesional que actualiza el conocimiento de sus maestros (Torres-Rimbau, 2011). Investigaciones importantes tales como las de Collier y Thomas, 2004; Gibbons, 2009 y August 2005 también confirman que el desarrollo del lenguaje académico o lenguaje para fines académicos en el idioma primario de nuestros alumnos también conlleva a un alto rendimiento académico en inglés – objetivo que todos como maestros debemos tener en cuenta. 

¿Cómo se define el lenguaje para fines académicos? Según Lopez-Bonilla, (2002) el lenguaje académico requiere un conocimiento de vocabulario de uso menos frecuente.  También se caracteriza por la interpretación y producción de lenguaje oral y escrito con características cada vez más complejas.  Algunas reiteran que es el poder utilizar vocabulario de baja frecuencia con raíces del latín y el griego y con estructuras sintácticas cada vez más complejas, tales  como la voz pasiva, a la vez que expresiones abstractas que usualmente no se emplean en la conversación de todos los días. Así es que el desarrollo de este tipo de lenguaje asegura que nuestros estudiantes puedan entender y utilizar textos de complejidad lingüística y conceptual empleados en las áreas de contenido en ambos idiomas de instrucción.

Como nos recuerda Cummins (2009), el dominar un idioma no se refiere solamente al poder entablar una conversación en un contexto conocido, con palabras de alta frecuencia y oraciones de estructura fácil o simple. Estas destrezas sencillas se desarrollan normalmente en el ambiente social de la escuela, entre amigos, o parientes que ya las han desarrollado.

Por el contrario, según nos recuerda el profesor Lopez-Bonilla,  el  lenguaje académico, hablado o escrito, tiene tres rasgos muy notables.  El primero de ellos es su rigor.  Esto significa que el estudiante puede transmitir ideas de una manera ordenada, cuidando de la forma y el contenido.  La segunda característica de este lenguaje es su especialización.  Según este experto, un lenguaje especializado es un tipo de sublengua que refleja la identidad profesional o académica de quien ha sido iniciado en la materia.  En nuestros salones, este es el lenguaje de las ciencias y las matemáticas que por obligación debemos transmitir a diario con tal de que nuestros alumnos se encuentren preparados para poder participar en las conversaciones de la materia y, por supuesto, para que estos puedan obtener altas puntuaciones en las pruebas académicas requeridas por nuestro distrito y estado que, como sabemos, establecen nuestra competencia como maestros expertos y altamente calificados.  El tercer rasgo de los lenguajes académicos es que estos son muy tradicionales.  Esto quiere decir que hay formatos y lineamientos o reglas que debemos seguir cuando empleamos este tipo de lenguaje (López-Bonilla, 2002).  Según los expertos otros rasgos del dominio académico incluyen su claridad, la precisión expositiva y sencillez de expresión del que lo emplea.

En resumidas cuentas, lo que pretendemos lograr normalmente no se aprende en casa ni a través de compañeros. Se aprende en la escuela, a través de discusiones, narraciones, y debates. Requiere atención al lenguaje mismo, siempre tratando de alcanzar una expresión mucho más avanzada de la que posee el estudiante al entrar a nuestra aula.  Además de emplear el vocabulario de las materias académicas, se debe prestar atención a las funciones  académicas, tales como la clarificación, la explicación, comparación y contraste, la defensa y la justificación de nuestras ideas.  Es así que si incluimos el desarrollo de este aspecto académico tan necesario para triunfar académicamente al enseñar en el idioma primario de nuestros alumnos, lograremos cimentar esa base tan esencial para poder obtener altos logros en inglés y eventualmente, en la vida profesional y académica.

Advertisements

One response to “Bilingualism Today Series: Desarrollo del Lenguaje Académico en Nuestras Aulas Bilingües

  1. Thank you for your insight Dr. Rimbau! I strongly encourage bilingual teachers to read the post from beginning to end. The information presented in the article would be of great benefits to teachers who have had limited exposure to second language acquisition theories.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s